Nueva estrategia, Vladímir Putin pretende atraer más inmigración

Rusia quiere captar ruso parlantes y personas de origen ruso para paliar el déficit de mano de obra.

El Gobierno ruso ha aprobado una nueva política migratoria que pretende captar sobre todo ruso parlantes y personas con raíces rusas que viven en el exterior, pero también extranjeros que “estén listos para integrarse en la sociedad rusa” y que puedan contribuir al mercado de trabajo.

Para lograrlo,  simplificarían ciertos trámites en los visados y permisos de trabajo, así como la obtención de la ciudadanía. Con ésta medida, se busca atraer recursos laborales para hacer frente a la crisis económica y demográfica.

La importante caída de los precios del petróleo y las sanciones occidentales contra Rusia, después de que se anexionase Crimea, fue seguida de un descenso de la inmigración tras años de crecimiento en los que Rusia se situaba como segundo país de destino, por detrás de Estados Unidos.

“Daremos la bienvenida a aquellos que deseen quedarse con nosotros temporalmente y también a aquellos que decidan naturalizarse y tengan la residencia permanente en Rusia”, ha declarado el presidente ruso en el VI Congreso Mundial de Compatriotas Rusos en el extranjero, celebrado en Moscú.

“Rusia tiene la importante tarea de garantizar un crecimiento innovador y sostenible a largo plazo y los compatriotas [como se suele denominar a los ruso parlantes] pueden contribuir a ello”.

 

 

11Shares

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11Shares