CHILE: Contaminación atmosférica en América Latina, “El diésel es el cigarrillo del siglo XXI y hay que eliminarlo como combustible”.

Es un cambio drástico logrado gracias a un plan de descontaminación a lo largo de 30 años.

Chile, al igual que todas las grandes ciudades del mundo, preocupados por el CAMBIO CLIMÁTICO, y buscando soluciones a éste gran problema, que nos afecta cada día más.

El aire de Santiago de Chile es un 70% más limpio que hace 30 años.  Como director regional para América Latina de C40, una red de ciudades que luchan contra el cambio climático, Manuel Olivera tiene que ver con ello, y sigue de cerca la transformación que vive una de las capitales más pobladas de la región.

En Santiago de Chile, la calidad del aire suele empeorar durante el otoño y el invierno debido a la ausencia de brisas, que hacen que las partículas nocivas se mantengan al nivel del suelo. Por esto, la ciudad recientemente implementó medidas más drásticas, como acelerar la transformación de su parque automotor a vehículos de cero emisiones.

Acciones que van acompañadas de soluciones de alta tecnología, como la instalación de microsensores autónomos que miden la calidad del aire en tiempo real. La estrategia del gobierno regional es que al menos los vehículos del sector público sean de cero emisiones. También se ha trabajado en el reemplazo de combustibles orgánicos, es decir, madera, y eventualmente carbón, por energía eléctrica.

En ésta capital, ya hay 175 buses eléctricos comprados que van a remplazar a 175 de diésel, y próximamente se incorporará una flota de otros 500 buses de cero emisiones.

Muchas ciudades están preocupadas y tomando medidas contra éste problema. Quito está por abrir una licitación para 70 buses eléctricos, Bogotá abrió finalmente la licitación para remplazar 1,400 buses, para la cual hay una propuesta por 160 buses articulados.  São Paolo decidió que en 2030 las emisiones de transporte público debían ser iguales a cero, y para eso tiene que empezar a hacer una transformación de flota.  Ciudad de México prevé alrededor de 100 buses articulados, que permitirían sacar adelante también un proceso inicial de remplazo de flotas obsoletas que funcionan a base de combustibles. Curitiba  pide apoyo para estructurar un modelo de negocios que le permita acelerar su cambio al 2025 para tener solo buses con cero emisiones.

 

 

2Shares

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2Shares