Bitcoin se desploma y pierde un cuarto de sus “mineros” en el último mes

Tras superar los 570.000 millones de euros evaporados la semana pasada, Bitcoin ha perdido otro 20% de valor, arrastrando el resto de criptomonedas y elevando las pérdidas hasta los 600.000 millones de euros. Con cada Bitcoin valorado en aproximadamente unos 3.300 euros, a los “mineros” les está dejando de ser rentable sus operaciones.

 

Las criptomonedas requieren de una red distribuida de ordenadores capaces de dar por válidas cada una de las transacciones realizadas y añadirlas a la hoja de contabilidad global que mantiene un historial de todos los pagos realizados. Al tener todos los miembros la misma lista de transacciones, y al estar cada una firmada y cifrada, en teoría se hace imposible crear engaños. Este proceso de verificación y mantenimiento general de la cadena de bloques se llama “minar”, y requiere una cantidad de procesamiento entregada de forma “altruista” a la red, que es recompensada otorgando nuevas Bitcoin a sus participantes bajo ciertas condiciones.

 

 

 

Tasa de cálculos realizados para generar nuevas Bitcoin

Tasa de cálculos realizados para generar nuevas Bitcoin (Blockchain.com)

Estas condiciones son las que se están endureciendo con el paso del tiempo, y solo son rentables en determinadas zonas geográficas con un precio de la electricidad suficientemente bajo. Sin la posibilidad de de conseguir beneficios, muchos de estos mineros, en especial grandes compañías y organizaciones, comienzan a apagar sus máquinas para reducir costes o, directamente las venden.

En marzo, cuando Bitcoin cayó por debajo de los 7.000 euros, muchos analistas comenzaron a dar la voz de alarma. A estos precios el minado dejaba de ser rentable para muchos actores. Unos meses más tarde el valor de Bitcoin se ha reducido a la mitad y los beneficios son más esquivos. Al contrario que en marzo, la retirada de mineros es evidente en los registros públicos de Bitcoin: el ritmo de las operaciones se ha reducido un 25% en el último mes. Aproximadamente 1 de cada 4 máquinas dedicadas a Bitcoin ha sido apagada

El 25% de los mineros ha abandonado el barco de forma temporal o definitiva en el último mes

 

 

La cifra real es difícil de calcular debido a que los algoritmos endurecen las condiciones de minado con el tiempo, y cada mes que pasa el colectivo minero necesita hacer más operaciones para conseguir una misma cantidad de Bitcoin. Con la reducción de su precio constante durante 2018 y sin nada que parezca indicar un torna de hoja en el futuro inmediato, los incentivos desaparecen.

 

La mayoría de mineros aún aguanta, esperando que sus operaciones aunque tengan un valor neto negativo a día de hoy, sean recompensadas con una subida futura del valor de Bitcoin. Al fin y al cabo necesitan convertir estas criptomonedas por otras monedas tradicionales para comprar las máquinas y pagar la electricidad que consumen. Otro motivo para “aguantar” es que a medida que otros abandonan, es más probable que el sistema otorgue nuevas monedas a los que siguen trabajando, un peligroso juego de sillas en el que se mueven millones de euros cada día.

No pueden pagar la electricidad que consumen con el dinero generado generando Bitcoin

Las grandes inversiones en los dispositivos especializados para minar criptomonedas son comunes en este sector, que ha ido recibiendo con brazos abiertos cualquier nueva invención capaz de ejecutar los algoritmos concretos de forma más eficiente. Durante los primeros años fueron las tarjetas gráficas, pero progresivamente fueron sustituidos por procesadores especializados conocidos como ASIC (circuito Integrado para aplicaciones específicas, por sus siglas en inglés). Muchos de estos ASIC tienen fecha de caducidad: cuando salen modelos más eficientes, los mineros rápidamente los descartan para comprar otros.

 

 

La competición por conseguir las nuevas emisiones de Bitcoin y otras criptomonedas es feroz, pero sus recompensas pueden ser millonarias al llenar la cartera virtual de sus dueños de más y más de estos valores virtuales. Quizá en el futuro se consiga un avance tecnológico que reduzca el coste de generar nuevas monedas virtuales.

 

3Shares
Etiquetas:

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3Shares