Uno de los manifestantes del movimiento ‘chalecos amarillos’ ha perdido la mano este sábado, presuntamente por el estallido de una granada, durante las manifestaciones en París. Según una fuente policial, citada por medios locales, esta persona (que no llevaba chaleco amarillo) recogió una granada lacrimógena para relanzársela a la Policía, pero detonó cuando la sostenía.